¿Por qué es necesaria la disciplina en la iglesia?

  • -

¿Por qué es necesaria la disciplina en la iglesia?

Tags :

Categoría : Artículos , Sin categoría

 El que reprende al hombre, hallará después mayor gracia que el que lisonjea con la lengua. (Proverbios 28:23).

Para muchas personas una iglesia ideal es aquella donde la corrección, la reprensión o la disciplina nunca se dan porque eso, en teoría, afecta el ambiente y las buenas relaciones. ¿No debemos vivir en amor porque “Dios es amor”? (Se preguntan).

Hay tres aspectos a tener en cuenta de por qué se debe amonestar (reprender) a los que llevan una vida desordenada o se involucran en pecados repetitivos.

1-No estamos aún en el cielo; debemos corregir

En el cielo será “todo paz y amor” porque estaremos con el Salvador y no habrá más pecado. Pero mientras estemos en esta tierra, la iglesia tendrá que soportar las embestidas del pecado una y otra vez. Las personas se desviarán y deben ser llamadas a reconocer sus pecados y buscar la restauración en Dios. Ninguna disciplina al principio pareciera ser “causa de gozo” (Heb. 12:11), pero el fin es dar un “fruto de justicia”. Por el contrario, evitar la disciplina o la corrección, al principio trae cierta paz temporal, pero no tardará en dar posteriormente el fruto amargo que es la consecuencia de las malas acciones sin arrepentimiento genuino.

2- Corregir es un acto que trae mayor gracia

La reprensión  del pecado, aunque parezca un acto duro en medio de una sociedad “susceptible a ser corregida” y donde todos se ofenden por nada, traerá una mayor gracia de Dios a la larga. No corregir el pecado es dejar crecer las malas hierbas que luego ahogarán las buenas plantas. La iglesia es un jardín de Dios donde por un lado se riega y se abona para un buen crecimiento de las plantas. Esto se hace a través de la edificación de la Palabra de Dios, la consejería bíblica etc.. Pero, por otro lado, todo jardín necesita ser periódicamente desmalezado. Y esto es reprender el pecado y la conducta desordenada de los miembros de la iglesia. Es necesario regar, pero también es necesario podar.

3- Nos estamos para adular a las almas

La palabra “lisonjear” utilizada en este proverbio equivale entre otras cosas a “adular”. La iglesia no está llamada a adular a los hombres sino a exponerles la verdad de la Biblia. Jesús se ganó el odio de muchos (al punto de querer matarlo) por decirles la verdad  (Juan 8:40). Adular solamente a las personas para ganarse su simpatía sin denunciarles su pecado es algo contrario a la Palabra de Dios. Cuando esto ocurre en una iglesia, su propósito de representar a Cristo terminó.

Conclusiones finales:

El mundo se pregunta: ¿De verdad Cristo está en tu iglesia? La respuesta que tendría que ser es: Sí. Cristo (la cabeza) se manifiesta a través de la vida de su miembros. ¿Pero qué pasa cuando un miembro no está representando a Jesús en sus acciones? Es allí donde la disciplina es necesaria. Porque lo que está en juego en una iglesia local no es si todos somos simpáticos y nos movemos en un ambiente “buena onda”, sino si representamos a Jesús fielmente, y si cuando pecamos nos arrepentimos para dar gloria a Dios. Esto es, en definitiva, hallar “mayor gracia”.

Pastor Alejandro Riff