Los niños también tienen que adorar

Los niños también tienen que adorar

Categoría : Eclesiología

Los padres con niños pequeños muchas veces piensan que sus hijos pueden ser “una molestia en el culto de adoración” y, por miedo de ofender a alguien o de “romper la armonía”, evitan hacerlos participar del culto. En nuestra iglesia creemos que la familia integral tiene que estar presente en el culto, y que los niños irán aprendiendo “qué es un culto de adoración” al ver adorar a sus padres en la comunidad de la iglesia. La tarea no es fácil, requiere tiempo y paciencia, pero confiamos en las palabra de Jesús: “Dejad a los niños venir a mí” (Mateo 19.14).

Comparto con ustedes un comentario muy acertado al tema del pastor Albert Mohler.

“Dondequiera que se encuentren niños, deben ser bienvenidos por el pueblo de Cristo. La gente de Cristo debe ser más acogedora que cualquier otra persona con los niños. Nuestras iglesias no deberían ser lugares donde los adultos no puedan esperar para separar a los niños de la congregación para poder realizar el acto de adoración como adultos. Uno de los escándalos del evangelicalismo actual es que enviamos personas a sus habitaciones tan pronto como llegamos a la iglesia.

Ahora, no estoy argumentando en contra de la utilidad de una guardería para bebés. No estoy argumentando en contra de lo apropiado de los programas especiales de enseñanza a niños. 

Estoy diciendo que cuando miras una iglesia y miras a una congregación, debes ver a la congregación. Deberías ver gente joven. Deberías ver parejas jóvenes. Deberías ver parejas mayores y personas mayores. Deberías ver a aquellos que están llegando a la última etapa de su vida y deberías verlos en la temporada inicial de su vida. Debería ver a personas sentadas en bancos que no pueden tocar el suelo con los pies. Y deberíamos, en la iglesia, dar la bienvenida a los meneos del niño y sus ansiedades, y deberíamos esperar que lo que está sucediendo es que la Palabra de Dios está alcanzando esos corazones de maneras que esos niños ni siquiera reconocen. Están hablando como niños, están pensando como niños, están razonando como niños, pero la Palabra de Dios puede llegar a donde nosotros no podemos ir. Es uno de los medios ordinarios de gracia que nuestros hijos, en la iglesia con nosotros, escuchen la Palabra de Dios, y canten las canciones, canten los himnos, escuchen la música antes de cantarla. Para que ellos, en el momento correcto, puedan encontrar su voz.”


Buscar por tema

Suscríbete al blog de Eclesiología

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.