La descripción del trabajo de todo pastor

La descripción del trabajo de todo pastor

Categoría : Eclesiología

Por John MacArthur

En estos días, mi corazón sufre por pastores.
Duele porque hoy en día su trabajo es tan difícil como lo ha sido siempre. Vivimos en una cultura antiautoridad una que ha perdido todo el respeto a las personas en posiciones de autoridad e influencia. La mentalidad moderna es derribar todo y a todos. Es una cultura destructiva, impulsada por el orgullo feroz y la auto-estima fuera de control. Parece que muy pocos pastores salen de sus iglesias por
sermones malos o ministerios ineficaces, por lo general, están agotados por una persona o un grupo de contendientes por poder y autoridad.

Esa dificultad se ve agravada por la intimidación de los ministerios de medios de comunicación masivos y predicadores famosos en la televisión, el Internet, e iglesia de TV de todo el país. A los pastores de hoy se les dice que deben encarnar un espíritu emprendedor, que necesitan hacer crecer sus iglesias de la
forma en que harían crecer un negocio. Escuchan mucho sobre la necesidad de impactar en la cultura y la participación de la comunidad, y obtener todo tipo de asesoramiento pragmático sobre la manera de lograrlo. Se les dice que deben ir más allá de la iglesia y revolucionar la sociedad. De hecho, parece que
gran parte del trabajo del pastor moderno se supone que tienen lugar fuera de la iglesia.

Ese es un mensaje desalentador para los hombres que aman a la Iglesia y han dado su vida al servicio del pueblo de Dios. También es anti-bíblico. Los pastores tienen un solo trabajo. No están llamados a ser evangelizadores culturales, empresarios, o revolucionarios. Están llamados a alimentar fielmente el rebaño de Dios. Están llamados a ser pastores.

Considere la instrucción del apóstol Pedro a los líderes de la iglesia en 1 Pedro 5:1-2.

1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo, anciano también con ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, participante también de la gloria que ha de ser revelada: 2 apacentad la grey de Cristo que está entre vosotros, teniendo cuidado de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto.

El deber solemne de todo pastor es alimentar a las ovejas de Dios. Y como un pastor, el día que deje que sus ojos se mueven más allá de las personas que se sientan en su iglesia es el día que ha perdido su propósito.

El enfoque del ministerio pastoral no es la gente fuera de la iglesia, y no es atraer a incrédulos a la iglesia. La atención se centra en las personas dentro de la iglesia –el rebaño del Señor soberanamente se ha reunido y confiado al cuidado de un pastor. El pastor ha sido apartado, como el apóstol Pablo lo puso, “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón
perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:12-13).

Los pastores no son llamados a la cultura, y no estamos llamados a los inconversos. Hemos recibido el encargo de alimentar a nuestras ovejas para que puedan crecer espiritualmente. Estamos llamados a servir al pueblo redimido de Dios como un agente de santificación y protección. La medida de la eficaciade un hombre en el ministerio no es el número de personas en su congregación cada semana, es la
semejanza a Cristo de su congregación.


Buscar por tema

Suscríbete al blog de Eclesiología

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.